Ir al contenido principal

Adivina, adivinanza... 1ª parte


Erase una vez un rey que lejos vivía,
cuál poder y grandeza éste tenía.
Vivía en soledad y él mucho se aburría,
hasta esta brillante idea que se le ocurrió un día.

Para no aburrirse, a 9 juglares llamó,
bailando y riendo como un niño se divirtió.
Para que nunca se fuesen, un hechizo conjuró,
y por siempre, este hechizo permaneció.

Ellos daban vueltas alrededor del rey,
y estos movimientos se convirtieron en ley.
Uno de ellos consiguió escapar,
y en esa red maldita nunca más volvió a estar.


Un día un hombre lo descubrió,
y muy asombrado quedó.
A toda su gente lo contó,
y este señor a la historia pasó.


                                                                                                                     Diego, Carlos H. y Juancho

Comentarios

Entradas populares de este blog

La mujer humanista

En Europa en el siglo XV, se difundió una nueva corriente cultural, el Humanismo. Esta nueva manera de pensar pretendía unir lo clásico, el interés por lo científico y los valores cristianos.
En el Humanismo del siglo XV, las severas leyes de los hombres impedían a las mujeres que tuvieran interés por la ciencia y los estudios. De todas formas, hubo mujeres humanistas muy importantes en esa época. 
Est locus, occiduas ubi sol aesrtivus ad oras  inclinat radios, nocte premente diem:  Oceanumque petit, curruque invectus eburno, lam cursu lassos aequore tingit equos.



Adivina, adivinanza... 2ª parte

Una mujer importante soy, tanto que en las Galias estoy. Mi locura y me persuasión una importante edificación salvó.
En mi alcazar alojé a mucha aristocracia, además de políticos sin mucha gracia, participé en varios proyectos científicos, ya que me parecieron tremendamente magníficos.
Claro, de una mujer nadie se acuerda, hombres, ni a ésta la recuerdan. En estas líneas se encuentra la respuesta, rápido has de ser, si este reto ganas tienes de resolver
Juancho, Diego y Carlos H

El realismo en el barroco

Es uno de los cuadros del ciclo de la Vida de María de Medicis, que ocupó al autor entre 1621 y 1625 y fue sin duda el encargo más importante de su vida. En esta tela se representa un tema histórico. María de Medicis, que había sido la reina de Francia como consorte de Enrique IV, era al tiempo de la ejecución de los cuadros la reina madre y regente, dado que el rey Luis XIII había ascendido al trono a los nueve años.








Suhara, Patricia y Andrea